20 julio 2018

El linaje de Jesús, canal Historia

El ADN de Jesucristo

Según la opinión de muchos, Jesús es la persona más importante que ha vivido en toda la historia.

Su predicación dio nacimiento a una religión que hoy en día es compartida por un tercio de la Humanidad.

Pero su vida, transcurrida hace casi 2.000 años, ha dejado numerosas incógnitas por desvelar.

El Genetista George Busby y el pastor Joe Basile, un hombre de Ciencia y otro de Fe, intentan comprobar si con los recientes avances en el estudio de la genética es posible analizar los genes de Jesús y comprobar mediante un estudio genómico si existen aún hoy descendientes de la familia de Jesús.

La Sangre de la Sábana Santa

Sábana Santa de TurínEn la catedral de Turín se encuentra la Sábana Santa, una tela de 4’30×1’10 metros en la que se supone que el cuerpo de Jesús fue envuelto después de la crucifixión, y en la que se han impregnado manchas de sangre de las numerosas heridas que sufrió.

La Sábana Santa ha sido analizada dos veces, en 1.977 y 1.985. Los análisis parecieron demostrar que tenía un origen medieval, de al menos 1.200 años después de la crucifixión, pero algunos investigadores opinan que las muestras fueron tomadas de un borde de la tela que había sido remendado para reparar unas quemaduras que se habían producido hace siglos y por tanto la datación corresponde al remiendo, no a la factura original de la tela.

Atendiendo a un posible origen medieval de la Sábana Santa, algunos historiadores la han relacionado con Jacques de Molay, Gran Maestre de la Orden del Temple, que en 1.314 fue torturado de forma similar a Jesús. Suponen que la combinación de ácido láctico, sangre y el incienso usado para blanquear la Sábana pudo fijar su imagen de forma indeleble en la tela.

La sangre de las manchas de la Sábana son del grupo AB, que en Europa sólo tiene el 3% de la población pero que es mucho más habitual en Oriente Medio.

La Familia de Jesús

¿No es este el carpintero, hijo de María, hermano de Jacobo, y de José, y de Judas y de Simón? ¿No están también aquí con nosotros sus hermanas?

Marcos 6,3

Según los evangelios, Jesús tenía una numerosa familia, y aparte de sus hermanos también era primo segundo de Juan Bautista.

En el año 2.010 se encontró, en las ruinas de una iglesia búlgara del siglo V, una caja conteniendo varios huesos que, según la Iglesia, pertenecían a Juan Bautista.

La datación por Carbono 14 reveló que la fecha más probable de la muerte del sujeto fuera sobre el año 30, y un análisis genético permitió deducir que se trataba de un hombre del cercano oriente.

Los fragmentos están conservados en la Iglesia de San Jorge, en Sozopol, Bulgaria. Se ha intentado secuenciar el genoma de los huesos pero en un primer intento se comprobó que las muestras habían quedado contaminadas y en realidad se secuenció el ADN de uno de los investigadores.

Los Clavos de Cristo

Hasta 1.968 no existía ninguna prueba física de una crucifixión. Todo lo conocido estaba basado en testimonios bíblicos o históricos.

La Biblia sólo menciona la crucifixión de Jesús y los dos ladrones, pero otros relatos históricos mencionan que la crucifixión en Jerusalén era muy habitual. Era un castigo que los romanos aplicaban con frecuencia y en ocasiones eran bastante numerosas.

La cruz se convirtió en un símbolo del cristianismo a partir del siglo II y conforme el mito se iba agrandando también lo hacía la cruz que era representada en pinturas cada vez más alta, con los espectadores mirando cada vez más hacia arriba.

Un Clavo en los Pies de Jesús en la CruzLos pintores y escultores religiosos representaban a Jesús crucificado con clavos a través de las palmas de las manos y un único clavo atravesando los dos pies por el empeine.

En 1.968 se encontró la primera prueba física de una crucifixión, un hueso atravesado por un clavo.

El hueso no correspondía a las palmas ni al empeine, sino que era el talón de un pie.

Clavo en el Talón de un CrucificadoEse y otros hallazgos mostraron que los pies eran clavados al poste por el talón, en posición lateral, cada pie a un lado del poste.

En las manos no se atravesaban las palmas sino las muñecas, y no desde delante, sino desde atrás, con una tablilla de madera con la que, al morir el reo, se pudiesen recuperar los clavos.

Crucifixión en XEl profesor Israel Hershkovitz opina además que no solían utilizarse dos postes en forma de cruz, sino más bien en forma de X, lo que resultaba más manejable ya que podían clavar al reo en el suelo y después elevar la X con facilidad para apoyarla en una estaca vertical o un muro.

Se han encontrado muy pocos clavos asociados a crucifixiones, el hierro era valioso y los verdugos solían recuperarlos y reutilizarlos. El encontrado en 1.968 está con la punta torcida por haber chocado con un nudo de la madera y seguramente el verdugo no pudo arrancarlo, gracias a lo cual ha llegado hasta nosotros.

Otros dos clavos fueron encontrados en 1.990 en Jerusalén, en la que se cree que podría ser La Tumba de Caifás, y hay quien sugiere que podrían haber sido los clavos de Jesús que Caifás, arrepentido de haber matado al Hijo de Dios, hubiese querido conservar.

La Tumba de la Familia de Jesús

Los enterramientos judíos seguían un proceso que solía durar un año.

El Osario de CaifásTras la muerte, el difunto se envolvía en un sudario y se dejaba sobre una losa dentro del sepulcro. Un año más tarde, acabado el proceso de putrefacción, se regresaba para reducir sus restos e introducirlos en un osario con forma de caja de unos 50X30 cm en los que habitualmente se solía grabar el nombre del difunto.

La ciudad de Jerusalén en el siglo I estaba rodeada de numerosos sepulcros y conforme la ciudad ha ido creciendo se han descubierto centenares de ellos con más de 2.000 osarios, muchos del siglo I.

Uno de esos hallazgos, la Tumba de Talpiot, es muy significativo, ya que los nombres grabados en los osarios son en su mayor parte nombres de personas relacionadas con Jesús.

MaríaJesús hijo de JoséJudá hijo de JesúsMarianneJosé.

Son nombres que eran corrientes en el siglo I, pero el hecho de que en la misma tumba coincidan todos ellos resulta bastante menos probable. Algunos historiadores opinan que no ha sido casualidad, que esa es la tumba de la familia de Jesús y que los restos óseos encontrados en uno de los osarios podrían pertenecer al mismo Jesús.

Pero el hecho de que se mencione a Judá, hijo de Jesús, contradice los Evangelios que nunca mencionaron que Jesús tuviera hijos, por lo que los investigadores no dan credibilidad a la historia y no intentan tomar muestras óseas para realizar un análisis genético.

Lo cual me parece muy mal.

A ver, el hecho de que los Evangelios no mencionen a los posibles hijos de Jesús es debido a que para los evangelistas era un tema sabido y sin importancia. Eso era lo habitual, que los judíos cumplieran el Primer Mandamiento: Creced y Multiplicaos.

Al contrario, si Jesús no hubiera tenido hijos no habría podido leer la Torá en la sinagoga y sí que hubiera sido bastante criticado por sus oponentes.

Y disponiendo de restos óseos para conocer el parentesco entre los difuntos enterrados y confirmar o refutar si los restos del Jesús de Talpiot coinciden con el ADN de la Sábana Santa, negarse a hacerlo me parece un crimen contra la Ciencia.

El Sudario de Oviedo

En la catedral de Oviedo, España, se encuentra un trozo de tela viejo y sucio.

Sudario de Oviedo

Los custodios de la catedral piensan que las manchas son de La Sangre de Jesucristo y que ese trapo es el sudario en el que se envolvió la cabeza de Jesús tras su muerte en la cruz hasta que se le descendió y se le trasladó al sepulcro.

La historia del sudario puede rastrearse desde el año 740, cuando es mencionado por primera vez al iniciar su viaje por Egipto y el Norte de África hasta España. Allí se exhibió de forma itinerante hasta alojarlo de forma definitiva en Oviedo.

Un análisis del Sudario con las técnicas forenses más avanzadas ha revelado que la sangre pertenece al grupo AB, igual que la Sábana de Turín, y está mezclada con líquido pleural, lo que indica que el difunto falleció por asfixia.

Por desgracia no se ha realizado un análisis genético de la sangre y la Iglesia no autoriza en este momento que se realicen más pruebas.

El Linaje de Jesús

Mientras tanto, en la Universidad de Padua se han completado los análisis genéticos de las muestras de sangre extraídas de las manchas de la Sábana de Turín.

Se trata de ADN mitocondrial, transmitido por línea femenina, y consultando en bases de datos genéticas se reconocen diversos patrones pertenecientes a una rama de población drusa.

Los Drusos son miembros de un antiguo linaje genético insertado dentro de la población semita desde hace al menos 3.000 años. Según sus tradiciones, ya existían como grupo diferenciado dentro de la población judía que vino con Moisés desde Egipto.

Durante dos mil años fueron asimilando algunas creencias de los pueblos con los que convivían, judíos, cristianos y musulmanes, así como algunas corrientes mistéricas y gnósticas. En algún momento adoptaron unas creencias que los diferenciaron de los pueblos que los rodeaban, entre ellas su fe en la reencarnación.

A partir de hace unos 1.000 años sufrieron persecuciones religiosas y optaron por cerrar su religión. Desde entonces no admiten matrimonios mixtos, por lo que los genes que los identifican como drusos se han mantenido inalterables en la población.

Su población es de poco más de un millón de personas y muchos viven en la zona Norte de Israel, cerca de Nazaret, donde vivió Jesús.

El análisis genético de dos miembros de la población en el pueblo de Isfiya, entre Haifa y Nazaret, confirma que comparten ese rasgo genético mitocondrial con el hombre de la Sábana.

De alguna forma Jesús estaba emparentado con los drusos actuales.

Es posible que algún miembro femenino de la familia de Jesús, o alguna de sus descendientes, ingresara en algún momento por matrimonio en una familia drusa.

O, quizás más probable, que tal vez María o alguna de sus ascendientes, procediera de una familia drusa.

 

 


 

12 julio 2018

Del tratamiento de la esquizofrenia, en sentido asintomático, aproximación: un nuevo enfoque.

Sepa quien lea ésto que no tengo ningún interés en representar más que una opinión. Para poner si acaso un peldaño en la cura de enfermedades que realmente son terriblemente crueles.

 

Mi hipótesis:

Si se liberase lentamente en forma ‘depo’, de inyección, fijandose a las proteinas y liberandose constante pero gradualmente, un ejemplo bueno es el ‘palmitato’.

Si se liberase como digo lormetazepan desde las proteinas en depo, que es el más barato y efectivo gabaérgico de todos los compuestos, junto con quetiapina (porque es un neuroléptico, cuyo único fin es  tranquilizar, baja la serotonina, pero sube la dopamina;  tiene un efecto tranquilizante.)

Las enfermedades como la esquizofrenia tendrían un mejor pronóstico.

Sólo pretendo poner una pequeña contribución que no sé si será leída alguna vez, para el mejor tratamiento y eventual cura, en sentido asintomático de dicha enfermedad.



En realidad esta enfermedad está causada por traumas, sea la condición que sea de abuso, o traumas reales, que quedan almacenados en el hipocampo. Desde el hipocampo se regenera el cerebro, pero hay una parte renuente, la del trauma, (traumas que deben ser tratados psicosocialmente) que queda ‘atrapada’ durante el proceso de recuperación.

Por eso generalmente bien tratada, con el arsenal disponible, debería ser más positivos los logros, pues el trauma tratado psicosocialmente, ‘y sin añadirle edulcorantes’ tiende a ser enterrado, como recuerdo, de no repetición.

Para peor pronóstico, algunos fármacos que se utilizan para curar, ahondan la funcionalidad del cerebro en otras zonas, llevando a percepciones traumáticas, contribuyendo más al problema. O eso supongo. Sin embargo una aproximación desde los gabaérgicos, especialmente estudiando la benzodiacepina ‘lormetazepam’ que protege el hipocampo, quizá por su efecto hipnótico, podría ser un camino prometedor. Bien esta misma o substancias similares que tengan un efecto protector del hipocampo.

Por otra parte, las enfermedades subclínicas, en algunos casos, en otras como los polimedicados, realmente graves. Contribuyen a dañar más el organismo y como dice el viejo adagio ‘mente sana, in corpore sano’.



Nota: Desde mi punto de vista, la genialidad es diferente de la esquizofrenia. La genialidad o se tiene o no se tiene. En mi modesta opinión. Pero enfermo, es natural, que se vea gravemente comprometida.

Nota2: Las voces diría que son producto de los diferentes cambios psicocinéticos de los neurolépticos. Aunque basandonos en la evidencia de que hay personas que tienen intacto sus niveles de serotonina, y oyen voces, que no son lesivas. Diría que los neurolépticos las vuelven lesivas, al distorsionarlas, y que para esas personas que disfrutan con sus voces, es porque sus niveles de serotonina son los correctos, no porque se hallan neuromodulado, sino porque no reciben neuromoduladores. Desde mi punto de vista, es por esto que se atribuye, junto con lo explicado, de ‘añadir edulcorantes’ a la esquizofrenia, por lo que una persona que oye voces y no son tratadas, las asume como normales. También es bastante probable que puesto que todo el mundo que es tratado con neuromoduladores oye voces, en su aplastante mayoría, haya una relacción interdependiente entre la neuromodulación y las alucinaciones auditivas. Dando a la enfermedad el carácter de síndrome.


No podría dejar de escribir estas líneas sin recordar que las personas, que son conscientes de su enfermedad. Motivo por el cual son preferidos los tratamiento depo. (inyectables), aunque no necesariamente, debería estar en el consenso, sino más bien por sus ventajas socisanitarias, para las personas que sufren estas enfermedades, percepciones de envenenamiento, etc etc. Que podría ser abordado también por una conveniente terapia psicosocial; Pero sobre todo porque con el ‘arsenal‘ disponible actualmente por la medicina, que esperemos se centre en un nuevo enfoque de la enfermedad, facilita la regularidad en varios aspectos para el paciente.

Y debemos recordar, muy encarecidamente, la importancia del ESTIGMA social que se cierne entorno a esta mal conocida enfermedad. Por lo que con la misma naturalidad, con la que se ha integrado a otros colectivos; no, no estoy diciendo de integrarlos psicosocialmente sí o sí (habrá casos y casos más delicados).Esperamos que llegue a la medicina un enfoque más acertado, yo propongo este (pero bueno) es altísimamente beneficioso la difícil y necesaria, por humanidad, desestigmatización de la enfermedad a nivel social.

Una persona bien atendida, por el servicio sociosanitario, no es más peligrosa que para sí mismo, por lo que sufre, un sufrimiento incomprendido mayor del que difícilmente podremos hacernos una idea. Bien entendido, que es consciente de su enfermedad.

Aquí el consenso es pleno. Primero por protección, y luego porque es el único camino y en realidad no es más que la verdad, de este padecimiento.

En fin. Mucho por hacer; mucho por conocer.


Éste artículo sea útil o no se licencia a la Unión Europea y al Rey de España Felipe VI , como mediador, informadando de las peculiaridades de dicho padecimiento. Y un análisis desde un enfoque  nuevo.


Frente a todo pronóstico, la esquizofrenia consiste en un retraso temporal de X segundos en el pasado, desde el momento real vivido hasta el precibido. Resultando que el sujeto  percibe la acción entre un tiempo del pasado a un tiempo del futuro distante X segundos, con errores de proceso quántico, pues el cerebro es una máquina cuántica, de X segundos.