19 octubre 2020

CAR-T para CODVID19 Casos graves

Curar el #CODVID19 con terapia CAR-T de entrenamiento de linfocitos editados externamente para reconocer el virus Y multiplicarlas en el Timo. Madruración y multiplicación de linfocitos en el Timo. Referencia . Con CRISPR? se edita el linfocito a ser clonado

fuente

La novedosa terapia CAR-T ha tenido éxito en seis pacientes de cáncer de la Comunidad de Madrid. Tras la incorporación de este tratamiento al Sistema Nacional de Salud decretado por el Ministerio de Sanidad a finales de 2018, un niño se había recuperado de una leucemia en Cataluña en abril pasado. Durante 2019, 41 pacientes accedieron al CAR-T en hospitales de la Comunidad de Madrid.

La terapia consiste en la extracción de células del sistema inmune del paciente para editarlas genéticamente de manera que aprenden a combatir tumores. Tras multiplicarse, este tipo de células que han recibido un gen específico para luchar contra el tumor vuelven al enfermo para contrarrestarlo.

Mientras se producía el éxito del niño tratado en el Sant Joan de Déu de Esplugues de Llobregat, los tratamientos se han aplicado en 41 personas de diferentes hospitales de la Comunidad de Madrid, según ha informado el consejero de Sanidad de la comunidad autónoma. De los 41 escogidos, 26 fueron tratados con fármacos comercializados y otros 15 en el marco de ensayos clínicos.

Hasta ahora, dos de estos seis pacientes fueron dados de alta en diciembre pasado en la Unidad Infanto-juvenil del Hospital La Paz y de Hemato-Oncología pediátrica de La Paz. “Aún es pronto para evaluar la eficacia de estos tratamientos, pero los resultados son esperanzadores”, ha comunicado la Comunidad de Madrid.

Las terapias avanzadas se basan en medicamentos desarrollados a partir de los genes, células o tejidos del propio paciente o de otra persona, cuya producción, por el momento, “es limitada, y deben administrarse en ámbitos sumamente especializados, por lo que su coste es muy elevado”, ha explicado la sanidad madrileña.

Solamente los hospitales Gregorio Marañón y Niño Jesús- han sido designados por el Ministerio de Sanidad para aplicar estas terapias (aunque los pacientes provengan de otros centros). Madrid ha pedido al Ministerio que incluya La Paz y el 12 de Octubre en el programa ordinario del CAR-T.

Además, cuatro hospitales madrileños participan en ensayos clínicos con medicamentos de este tipo en fase de investigación. Cuentan con 18 pacientes, de los que 15 ya han iniciado el tratamiento.

 

Tipo de tratamiento en el que las células T (un tipo de célula del sistema inmunitario) del paciente se modifican en el laboratorio para que ataquen células cancerosas. Las células T se extraen de la sangre del paciente, y en el laboratorio, se les añade el gen para un receptor especial que se une a cierta proteína de las células cancerosas del paciente. Este receptor especial se llama receptor de antígeno quimérico (CAR, del inglés “chimeric antigen receptor”). Grandes cantidades de células T con CAR se producen en el laboratorio y se administran al paciente mediante infusión. La terapia de células T con CAR está en estudio para el tratamiento de algunos tipos de cáncer. También se llama terapia de células T con receptor de antígeno quimérico. 

20 septiembre 2020

Matar al CODVID19 con rayos UV, casos graves. Limpiado por sangre. El resto con un antiviral convencional.

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/salud/2020/09/18/5f64c77dfdddff50a08b465a.html

Poner una botella que vaya a plasma a una vena o arteria, y recoger la salida a un vaso sanguìneo.

La botella de sangre tiene una parte alta de la que parte un rayo láser Ultra Violeta, y una parte

baja por la que see desliza la sangre, en ese punto hay una apertura por el que sale la sangre

y el UV que se difundirá homogeneamente por todo el líquido, haciendo todo tipo de formas

hasta chocar con una pared de salida, del líquido sanguíneo. Esto formaría un bucle.

Para matar el CODVID19 el UV ha de ser de 222 nm a 0,1 mW/cm 2., ,

(El orificio de salida tiene una goma pegada, o cualquier medio elástico, que hace las veces de vena o arteria; en la salida)

18 septiembre 2020

Baterìas nucleares seguras utilizando el C14

Fuente por si se borra

Esta batería con diamante radioactivo dura miles de años

(Duran 38.000) Años

Un equipo de científicos de la Universidad de Bristol ha logrado desarrollar una batería que logra durar miles de años, de acuerdo a lo presentado por los físicos y químicos en la conferencia anual del Instituto Cabot, “Ideas para cambiar el mundo”, la semana pasada. Además de representar la solución a la necesidad prolongada y estable de electricidad para algunos dispositivos, esta batería también resuelve otro problema: el manejo de desechos nucleares, y, con ello, de su radioactividad potencialmente dañina.
Esta nueva tecnología emplea estos restos para generar electricidad desde el interior de un diamante hecho por el hombre. El mismo, cuando se coloca en un campo radiactivo, es capaz de generar una pequeña corriente eléctrica limpia, que no genera emisiones.
A diferencia de la mayoría de baterías —que emplean un imán a través de una bobina de alambre para generar una corriente eléctrica con su movimiento— en este dispositivo “no hay partes móviles involucradas”, de acuerdo con Tom Scott, profesor de Materiales en el Centro de Análisis de Interfaz de la Universidad y miembro del Instituto Cabot. “Transformamos un problema a largo plazo de desechos nucleares en una batería nuclear y un suministro de energía limpia de amplia duración”, señala.
El primer prototipo de esta “batería de diamante” utilizaba níquel-63 como fuente de radiación. No obstante, por su abundancia y en beneficio de la eficiencia de la batería se cambió al carbono-14, versión radioactiva del carbono (usualmente empleado para determinar la antigüedad de objetos que contienen material orgánico).

 

Las plantas de energía nuclear en el Reino Unido, al igual que varias otras en el mundo, generan electricidad en base al uranio, material radioactivo que va encapsulado en una bóveda de grafito. Este último elemento ayuda a moderar la reacción en cadena del uranio, que finalmente sirve para calentar las aguas cuyos vapores alimentan turbinas que son, propiamente, las generadoras de electricidad.
Como residuo de este proceso, en las paredes de grafito se acumula carbono-14. Este desecho puede dejar de ser radioactivo, para volver a ser carbono puro, en un proceso natural que lleva miles de años. La radiación que genera se reduce a la mitad recién cada 5.730 años, por lo cual el manejo responsable y adecuado de estos residuos se convierte en un serio y costoso problema. Tan solo el Reino Unido ha logrado acumular 95.000 toneladas del mismo desde los años cuarenta.
El equipo de Bristol ha podido delinear un proceso para remover este material del grafito en forma gaseosa. El gas, sometido a bajas presiones y altas temperaturas, es convertido en un diamante artificial (que, en la naturaleza, no es sino otra forma que adquiere el carbón), radioactivo y capaz de generar un flujo estable de electricidad.
El Dr. Neil Fox de la Escuela de Química de Bristol explica que este material emite una radiación de corto alcance, rápidamente absorbida por cualquier material sólido cercano. Ello haría peligroso un contacto directo con la piel. Por ello, el diamante radioactivo es recubierto con otra capa de diamante artificial, con lo que su radiación queda confinada y la batería termina siendo segura para el manejo en manos de humanos.
Si bien genera una baja potencia, en relación con otras tecnologías actuales, la vida útil de estas baterías de diamante podría revolucionar la alimentación de dispositivos en largas escalas de tiempo.
Scott señala que se utilizarán en situaciones en las que no sea factible cargar o reemplazar baterías convencionales: “Las aplicaciones obvias serían en dispositivos eléctricos de baja potencia en los que se necesite una larga vida útil de la fuente de energía, como marcapasos, y algunos instalados en satélites, aviones de gran altura o incluso naves espaciales”.
No obstante, se aceptan sugerencias: Bristol ha pedido a los usuarios de redes sociales el uso del hashtag #diamondbattery para proponer más usos potenciales de la nueva tecnología.
Hans Huerto

En las centrales nucleares, el uranio radiactivo se divide en un proceso llamado fisión nuclear. Cuando los átomos se dividen, se genera calor, y ese calor luego vaporiza el agua  que permite a las turbinas generar electricidad.

https://youtu.be/b6ME88nMnYE?t=5

La gran desventaja que hasta ahora el mundo cuestiona y es una de las razones que impulsan a muchos países a cerrar sus centrales nucleares, son los desechos radiactivos peligrosos y altamente contaminantes que se generan.  Hoy en día, esta contaminación nuclear se almacena con seguridad hasta que deja de ser radiactiva en un promedio de 5.730 años. Eso es bastante tiempo.

Los científicos encontraron una forma de calentar el grafito radioactivo para liberar la mayor parte de la radiactividad en forma gaseosa. El gas está sometido a altas temperaturas y bajas presiones que lo convierten en un diamante artificial.

Cuando estos diamantes se colocan cerca de un campo radiactivo, que generan una pequeña corriente eléctrica. Los desarrolladores incluyeron la batería de diamante en otro diamante no radioctivo para absorber las emisiones nocivas, lo que a su vez permitió la generación de más electricidad, haciendo que la batería sea casi 100% eficiente.

Potenciar el futuro

La batería de diamante nuclear tiene una increíble y larga vida útil. Esto lo convierte en una solución de energía ideal para “situaciones en las que no es factible cargar o reemplazar baterías convencionales”, dijo Tom Scott, Profesor de ciencias en el Instituto Cabot.

Los tiempos de vuelo de los aviones, satélites o naves espaciales podrían aumentar con una batería tan duradera. Los dispositivos médicos como los marcapasos y el páncreas artificial podrían volverse más confiables, lo que permite a los usuarios vivir su vida más plenamente.

El desarrollo también presenta una forma increíblemente eficiente de tratar los residuos radiactivos. En los últimos 40 años, Estados Unidos ha acumulado 76.430 toneladas (84.250 toneladas) de estos residuos.

El suministro de electricidad a la Tierra es una tarea desalentadora incluso sin un enfoque en la sostenibilidad. Ahora, parece que los expertos están en el camino correcto con esta batería de diamante con energía nuclear. Es casi como el santo grial de la generación de electricidad, o como dice Scott, “no se generan emisiones y no se requiere mantenimiento, sólo la generación directa de electricidad”.

Diamond_battery_FAQs_Nov_2016
17 septiembre 2020

Estas baterías están hechas de residuos nucleares y no se gastan

Actualmente hay miles de investigaciones en todo el mundo relacionadas con el mundo de las baterías. Pocos son los que han conseguido mejorar lo que tenemos en la actualidad, pero una empresa de California llamada NDB (Nano-Diamond Battery) podría haber creado una batería revolucionaria, ya que sería más barata que las actuales, permitiría reciclar residuos nucleares, y dura años sin cargarse.

Las baterías de «nanodiamante» actúan como si fueran pequeños generadores nucleares, y pueden durar sin cargarse desde una década hasta 28.000 años, con una densidad mayor que la de las baterías de ion de litio actuales. Además, son perfectamente seguras al exponerse al aire, por lo que no habría problemas en el caso de usarse en un coche eléctrico y que éste tuviera un accidente. Además, la autonomía de estos coches sería espectacular.

Carbono 14: fuente inacabable de energía en estas nuevas baterías

La clave para crear estas baterías es utilizar desechos nucleares. La empresa utiliza partes de reactores nucleares de grafito que han absorbido la radiación de las barras de combustible nuclear. Estos residuos son muy peligrosos, ya que son muy radioactivos durante mucho tiempo, y difíciles y caros de almacenar. Este material es el que se ve en la serie Chernobyl cuando, tras la explosión, uno de los bomberos coge lo que parece una piedra y se quema.

El grafito es un material rico en el radioisótopo de carbono 14, el cual sufre desintegración beta en nitrógeno y liberando un antineutrino y un electrón de desintegración beta en el proceso. NDB lo que hace es utilizar ese grafito, purificarlo, y crear pequeños diamantes de carbono 14. Esta estructura actúa como semiconductor y disipador de calor, recolectando la carga y transportándola. Este material está revestido de una capa de diamante de carbono 12, el cual no es radioactivo, y se puede crear en laboratorio a bajo coste. Este material evita las fugas de radiación, contiene partículas energéticas, y actúa como capa protectora para evitar que nadie modifique el interior.

La celda de la batería se crea usando varias capas de nanodiamantes con un pequeño circuito integrado y un pequeño supercondensador para almacenar e ir distribuyendo la energía rápidamente. La compañía afirma que pueden crearlas en cualquier tamaño, ya sean AA, AAA, 18650 o 2170, por lo que puede usarse en móviles, coches y cualquier tipo de dispositivo.

Con esto, tenemos una especie de generador en miniatura en forma de batería que nunca necesita cargarse. El coste de fabricación será incluso menor que el de las baterías actuales, ya que las empresas con reactores nucleares le pagarán a NDB por quitarles de encima los desechos nucleares.

En cuanto a la radiación emitida por las baterías, NDB afirma que será menor que la que emite el propio cuerpo en forma de radiación infrarroja. Por ello, puede usarse incluso en baterías para implantarse en el cuerpo, como puede ser un marcapasos que no necesite recargarse nunca.

Genera el equivalente a unos 12.000 mAh cada hora

La energía generada equivale a la necesaria para recargar hasta 5 veces por cada hora la batería de un móvil actual. Además, eso puede hacerlo durante décadas sin sufrir pérdidas de rendimiento en la batería. Además, en el caso de fallar, pueden reciclarse en nuevas baterías. Dispositivos como satélites pueden funcionar hasta 28.000 años con una de estas baterías.

Con esto, NDB soluciona dos grandes problemas de la actualidad: qué hacer con los residuos nucleares, y encontrar una batería que dure. Aunque puede que haya cierto recelo para usarla en móviles o coches, en redes de almacenamiento de electricidad, baterías para el hogar o satélites los beneficios serán muy importantes. Las ventajas de usarla son muy grandes, ya que podría haber más centrales nucleares operativas y sus residuos acabarían reciclados con un impacto medioambiental negativo. Incluso aunque se quedasen sin residuos radioactivos, la compañía afirma tener una forma de obtener carbono 14 barato.

La compañía ha creado su prueba de concepto y está preparada para empezar a construir un prototipo comercializable una vez puedan reabrir los laboratorios. La primera versión de baja potencia estará a la venta en menos de dos años, y la de alta potencia en cinco años. La compañía dice estar por delante de sus competidores en patentes y proceso de fabricación.

16 septiembre 2020

Batería nuclear de alta densidad de potencia basado en diodos Schottky

Ha sido traducido aquí

Fuente

 

Prototipo de batería nuclear de alta densidad de potencia basado en diodos Schottky de diamante

Destacar

Utilizamos con éxito la técnica de despegue asistido por haz de iones para fabricar celdas de conversión de energía a base de diamante de 15 μm de espesor.

La eficiencia de conversión de energía (~ 5-6%) de las celdas producidas estaba limitada por un voltaje de circuito abierto relativamente bajo (~ 1.1 V).

Para las células de conversión producidas, se demostró una eficiencia de recogida de carga> 90%.

La batería nuclear compacta (~ 90 mm 3 , 0,35 g) ~ 1 μW se desarrolló y fabricó utilizando 200 celdas combinadas con ~ 24% de lámina de 63 Ni.

La densidad de potencia de la batería de 10 μW / cm 3 y la energía específica de 3300 mWh / g se lograron debido a la disminución del grosor de la celda.

Resumen

Presentamos aquí por primera vez la fabricación de un prototipo de batería betavoltaica que consta de 200 celdas de conversión única basadas en diodos de diamante de barrera Schottky que se han apilado verticalmente con ~ 24% de isótopo radiactivo 63 Ni. La potencia de salida eléctrica máxima de aproximadamente 0,93 μW se obtuvo en un volumen total de 5 x 5 x 3,5 mm 3 . Usamos la técnica de despegue asistido por haz de iones para obtener células de conversión de espesor mínimo comparable con la longitud de penetración característica de las partículas beta emitidas por 63Isótopo Ni. El valor obtenido de 15 μm estuvo limitado por la resistencia mecánica de las estructuras producidas y la fiabilidad del proceso. Para comprobar el rendimiento de las celdas de conversión basadas en diamantes delgados, realizamos mediciones de curvas IV con irradiación con haz de electrones en SEM. Descubrimos que la capa de sacrificio para la división de dicha celda de conversión delgada del sustrato de diamante HPHT no causó una degradación considerable de la eficiencia de recolección de carga del dispositivo. Como resultado, el prototipo fabricado proporcionó una densidad de potencia de salida de aproximadamente 10 μW / cm 3 , que es el valor más conocido para baterías nucleares basadas en radioisótopo 63 Ni. Además, la larga vida media de 63El isótopo de Ni le da a la batería una energía específica de aproximadamente 3300 mWh / g, que es un orden de magnitud más alto que el valor típico de las celdas químicas comerciales.

Palabras clave

Microbatería nuclear
Betavoltaico
Isótopo de níquel-63
Diodo Schottky
Diamante sintético
Implante de haz de iones
15 septiembre 2020

Baterìas nucleares seguras utilizando el C14

Fuente por si se borra

Esta batería con diamante radioactivo dura miles de años

(Duran 38.000) Años

Un equipo de científicos de la Universidad de Bristol ha logrado desarrollar una batería que logra durar miles de años, de acuerdo a lo presentado por los físicos y químicos en la conferencia anual del Instituto Cabot, “Ideas para cambiar el mundo”, la semana pasada. Además de representar la solución a la necesidad prolongada y estable de electricidad para algunos dispositivos, esta batería también resuelve otro problema: el manejo de desechos nucleares, y, con ello, de su radioactividad potencialmente dañina.
Esta nueva tecnología emplea estos restos para generar electricidad desde el interior de un diamante hecho por el hombre. El mismo, cuando se coloca en un campo radiactivo, es capaz de generar una pequeña corriente eléctrica limpia, que no genera emisiones.
A diferencia de la mayoría de baterías —que emplean un imán a través de una bobina de alambre para generar una corriente eléctrica con su movimiento— en este dispositivo “no hay partes móviles involucradas”, de acuerdo con Tom Scott, profesor de Materiales en el Centro de Análisis de Interfaz de la Universidad y miembro del Instituto Cabot. “Transformamos un problema a largo plazo de desechos nucleares en una batería nuclear y un suministro de energía limpia de amplia duración”, señala.
El primer prototipo de esta “batería de diamante” utilizaba níquel-63 como fuente de radiación. No obstante, por su abundancia y en beneficio de la eficiencia de la batería se cambió al carbono-14, versión radioactiva del carbono (usualmente empleado para determinar la antigüedad de objetos que contienen material orgánico).

 

Las plantas de energía nuclear en el Reino Unido, al igual que varias otras en el mundo, generan electricidad en base al uranio, material radioactivo que va encapsulado en una bóveda de grafito. Este último elemento ayuda a moderar la reacción en cadena del uranio, que finalmente sirve para calentar las aguas cuyos vapores alimentan turbinas que son, propiamente, las generadoras de electricidad.
Como residuo de este proceso, en las paredes de grafito se acumula carbono-14. Este desecho puede dejar de ser radioactivo, para volver a ser carbono puro, en un proceso natural que lleva miles de años. La radiación que genera se reduce a la mitad recién cada 5.730 años, por lo cual el manejo responsable y adecuado de estos residuos se convierte en un serio y costoso problema. Tan solo el Reino Unido ha logrado acumular 95.000 toneladas del mismo desde los años cuarenta.
El equipo de Bristol ha podido delinear un proceso para remover este material del grafito en forma gaseosa. El gas, sometido a bajas presiones y altas temperaturas, es convertido en un diamante artificial (que, en la naturaleza, no es sino otra forma que adquiere el carbón), radioactivo y capaz de generar un flujo estable de electricidad.
El Dr. Neil Fox de la Escuela de Química de Bristol explica que este material emite una radiación de corto alcance, rápidamente absorbida por cualquier material sólido cercano. Ello haría peligroso un contacto directo con la piel. Por ello, el diamante radioactivo es recubierto con otra capa de diamante artificial, con lo que su radiación queda confinada y la batería termina siendo segura para el manejo en manos de humanos.
Si bien genera una baja potencia, en relación con otras tecnologías actuales, la vida útil de estas baterías de diamante podría revolucionar la alimentación de dispositivos en largas escalas de tiempo.
Scott señala que se utilizarán en situaciones en las que no sea factible cargar o reemplazar baterías convencionales: “Las aplicaciones obvias serían en dispositivos eléctricos de baja potencia en los que se necesite una larga vida útil de la fuente de energía, como marcapasos, y algunos instalados en satélites, aviones de gran altura o incluso naves espaciales”.
No obstante, se aceptan sugerencias: Bristol ha pedido a los usuarios de redes sociales el uso del hashtag #diamondbattery para proponer más usos potenciales de la nueva tecnología.
Hans HuertoCientíficos del Instituto Cabot de la Universidad de Bristol lograron en un laboratorio crear un diamante para generar electricidad a base de residuos radioactivos.

 

En las centrales nucleares, el uranio radiactivo se divide en un proceso llamado fisión nuclear. Cuando los átomos se dividen, se genera calor, y ese calor luego vaporiza el agua  que permite a las turbinas generar electricidad.

https://youtu.be/b6ME88nMnYE?t=5

La gran desventaja que hasta ahora el mundo cuestiona y es una de las razones que impulsan a muchos países a cerrar sus centrales nucleares, son los desechos radiactivos peligrosos y altamente contaminantes que se generan.  Hoy en día, esta contaminación nuclear se almacena con seguridad hasta que deja de ser radiactiva en un promedio de 5.730 años. Eso es bastante tiempo.

Los científicos encontraron una forma de calentar el grafito radioactivo para liberar la mayor parte de la radiactividad en forma gaseosa. El gas está sometido a altas temperaturas y bajas presiones que lo convierten en un diamante artificial.

Cuando estos diamantes se colocan cerca de un campo radiactivo, que generan una pequeña corriente eléctrica. Los desarrolladores incluyeron la batería de diamante en otro diamante no radioctivo para absorber las emisiones nocivas, lo que a su vez permitió la generación de más electricidad, haciendo que la batería sea casi 100% eficiente.

Potenciar el futuro

La batería de diamante nuclear tiene una increíble y larga vida útil. Esto lo convierte en una solución de energía ideal para “situaciones en las que no es factible cargar o reemplazar baterías convencionales”, dijo Tom Scott, Profesor de ciencias en el Instituto Cabot.

Los tiempos de vuelo de los aviones, satélites o naves espaciales podrían aumentar con una batería tan duradera. Los dispositivos médicos como los marcapasos y el páncreas artificial podrían volverse más confiables, lo que permite a los usuarios vivir su vida más plenamente.

El desarrollo también presenta una forma increíblemente eficiente de tratar los residuos radiactivos. En los últimos 40 años, Estados Unidos ha acumulado 76.430 toneladas (84.250 toneladas) de estos residuos.

El suministro de electricidad a la Tierra es una tarea desalentadora incluso sin un enfoque en la sostenibilidad. Ahora, parece que los expertos están en el camino correcto con esta batería de diamante con energía nuclear. Es casi como el santo grial de la generación de electricidad, o como dice Scott, “no se generan emisiones y no se requiere mantenimiento, sólo la generación directa de electricidad”.

Diamond_battery_FAQs_Nov_2016